La función principal de la bomba hidráulica es asegurar una circulación constante del refrigerante y hacer posible que el sistema de refrigeración pueda mantener el equilibro térmico del motor.

Esto es lo que sucedió en el Mundial de Rallies (WRC) de la FIA de 2004, en el que Marcus Gronholm vio como se le desposeía de la victoria del Rally de Chipre por irregularidades halladas en la bomba de agua de su coche.

Como muchos aficionados puede que recuerden, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) excluyó del Rally de Chipre a los Peugeot de los finlandeses Marcus Gronholm y Harri Rovanpera, que habían resultado ganador y quinto clasificado, respectivamente, en aquella prueba.

El resultado final del rally chipriota quedó en suspenso vario días después de que en las verificaciones posteriores a la quinta cita de aquel Mundial se encontraran diferencias en las bombas del agua de los Peugeot 307 WRC y los Citroën Xsara WRC, cuyas bases de los motores deben ser idénticas.

El reglamento para el Mundial de Rallies de la FIA exige que las bases de los motores sean iguales a las utilizadas por los modelos de serie de los coches que participan en el campeonato. Sin embargo, en las verificaciones posteriores al rally chipriota los comisarios técnicos apreciaron diferencias en las bombas del agua de ambas marcas.

Divergencias en la bomba de agua

Tres días después de la carrera se analizaron los motores de los coches implicados. En dichos estudios se apreció que las bombas del agua usadas por Citroën eran las mismas que llevaban sus coches de calle, mientras que sí se hallaron divergencias en las de los Peugeot.

De este modo, sus dos pilotos fueron excluidos de dicha prueba con lo que el podio final varió, siendo el ganador definitivo el francés Sebastien Loeb (Citroën Xsara WRC), que había acabado segundo, mientras que el español Carlos Sainz (Citroën Xsara WRC) pasó a ocupar la tercera plaza, justo por detrás del estonio Markko Martin (Ford Focus WRC).

El ganador final de aquel Mundial fue el francés Loeb, quien aventajó en más de 30 puntos al noruego Petter Solberg (Subaru Impreza WRC), que, en aquel Rally de Chipre, se alzó  con la quinta plaza ocupada en un principio por el finlandés Rovanpera.

Las Bombas de Agua DOLZ cumplen con toda la normativa existente de adaptabilidad y funcionalidad con los OEM (referencias originales). Nuestra experiencia de más de sesenta años fabricando bombas de agua nos permiten garantizar la perfecta adaptabilidad de nuestros productos.

Nuestro departamento de I+D desarrolla anualmente más de 50 nuevas referencias de fabricación propia que nos permiten mantener la gama DOLZ a la cabeza en el servicio al mercado. Cincuenta nuevos modelos y multitud de aplicaciones que permiten a nuestros clientes dar un servicio completo a miles de reparadores de todo el mundo.