El fabricante líder de bombas de agua para automoción, Industrias Dolz, ha comenzado el traslado de su histórico centro de producción desde Castellón al polígono Supoi-8 de Almassora, que dotará al nuevo emplazamiento productivo de la compañía de unas excelentes condiciones de acceso. Se trata de un proyecto que supera los 11 millones de inversión y que facilitará futuras expansiones en función de las necesidades de la compañía.

El cambio a las nuevas instalaciones de Industrias Dolz comienza con el traslado del personal de oficinas y dirección, pero no hasta comienzos de 2018 no se hará efectivo el cambio de ubicación de toda la producción, proceso que se hará de forma escalonada para que no interfiera en el ritmo de fabricación.

Mejora productiva y logística

Las nuevas instalaciones de Industrias Dolz contribuirán a al tiempo que “se mejoran las condiciones de trabajo de los más de 200 empleados”, afirma la compañía.

El polígono Supoi-8 tiene todas las ventajas para una empresa que trabaja sobre todo hacia el exterior, ya que dispone de buenas conexiones para los transportes y buenos accesos”, comentaban recientemente fuentes de la compañía en la prensa. Por ello, “directamente hemos optado por otro municipio con más facilidades”.

Con una inversión superior a los 11 millones de euros, la nueva planta de Industrias Dolz en Almassora será capaz de absorber los niveles de crecimiento de la compañía, superiores, en la actualidad, al 10% anual, al tiempo que facilitará la adaptación a eventuales futuros proyectos de expansión o diversificación.

La construcción de la nueva planta de Industrias Dolz viene acompañada por unas excelentes previsiones económicas para la empresa, que según sus estimaciones alcanzará una cifra de negocio próxima a los 60 millones de euros en 2017 y espera seguir creciendo en 2018 en cifras cercanas a los dos dígitos.

Negocio internacional

Industrias Dolz es una compañía internacional que además de en Castellón tiene presencia fuera de nuestras fronteras. En este sentido, la compañía señalaba recientemente en la prensa el éxito cosechado por sus filiales de Argentina y China, que después de “un buen año” aportan en torno al 20% de la cifra de negocio global del grupo. “Nuestra filial de Argentina tiene ya más de 15 años y China siete, por tanto, se trata de un proceso ya funcionando de manera estable”, comentaban fuentes de la compañía en El Mundo.

El elevado grado de internacionalización de la compañía, con más de un 90% de la cifra de negocio global derivado de la facturación de filiales y exportación, hace que Industrias Dolz albergue unas excelentes expectativas de crecimiento que pasan especialmente por afianzar la posición en el centro Europa de una de las principales empresas de Castellón.